La guía ITC-BT 52 es la normativa marco que regula la recarga de los vehículos eléctricos en España. Según esta norma las infraestructuras de aparcamientos públicos o privados de nueva construcción forman parte de los espacios autorizados para contar con puntos de recarga. En concreto, los estacionamientos habilitados son los colectivos en edificios de régimen de propiedad horizontal; las flotas privadas; los estacionamientos públicos permanentes y la vía pública. Dirigido especialmente a este último segmento, Selba ofrece al mercado español la serie SL 1000.

En Cataluña, el ICAEN (Institut Català de l’Energia) concreta que la recarga se puede hacer desde un punto de acceso exclusivo o vinculado al vehículo eléctrico o bien desde un punto de acceso público. En función de la potencia de carga, existen estaciones de recarga lenta, semirrápida y rápida.

El punto de recarga lenta es idóneo y su instalación está especialmente vinculada a viviendas unifamiliares y flotas cautivas.

Los Wall box o puntos específicos de recarga están especialmente indicados para viviendas plurifamiliares o unifamiliares, flotas cautivas, empresas de logística y distribución o uso particular intensivo.

Por lo que se refiere a la estación de recarga semirrápida de corriente alterna (AC) es idónea su implementación en municipios ; flotas eléctricas municipales; empresas de logística y distribución pequeñas y medianas; párkings vinculados a centros generadores de movilidad como supermercados, cines, centros comerciales, concesionarios de vehículos, etc.

La potencia abarcaría el rango de los 7,4 kW a 22 kW y 1h de tiempo de recarga ofrecería entre 40 hasta 120 km de autonomía.

Los beneficios más destacables de la recarga semirrápida AC son la buena relación servicio-coste económico de operación y mantenimiento.

Finalmente, la recarga rápida de corriente alterna (AC) y continua (DC) ofrece una potencia a partir de 50kW en continua (DC) y 43kW en alterna (AC). En 20 minutos de recarga disponemos de 120 km de autonomía

El ICAEN especifica que su idoneidad abarca los municipios con un servicio de taxi eléctrico; empresas de logística y distribución; vías interurbanas de velocidad media y alta; concesionarios de vehículos y estaciones de servicio.

SL1000 en la ciudad

Selba pone al servicio del mercado español SL1000, el punto de recarga que supera los retos más importantes relativos a la seguridad que arroja una ciudad como el vandalismo, las inclemencias meteorológicas, etc.

Además, se integra perfectamente en los entornos urbanos gracias a un diseño atractivo, práctico y robusto y ofrece unas grandísimas prestaciones técnicas, entre las que destacan:

  • Grado de protección anti vandálica: IK10
  • Grado de protección ambiental: IP54
  • Funcionamiento garantizado en condiciones ambientales que abarcan desde los -25ºC hasta los +45ºC.
  • Protecciones eléctricas incluidas dentro del equipo e independientes por toma.
  • Contador de energía MID independiente por toma, importante si se realiza el cobro de las recargas.
  • Sistema de retención y bloqueo de cable para evitar la substracción de este por parte de terceros.
  • Todo el cuerpo es de acero inoxidable pintado. Esta es una de las características diferenciadoras respecto a otras alternativas del mercado español.
  • Balance de potencia dinámico entre tomas.
  • Posibilidad de conexión Master-Slave con balance de potencia dinámico entre equipos y con otros consumos de la instalación.
  • La corona de LEDs de la zona superior es visible desde 360º, de forma que permite identificar de una manera rápida y a distancia el estado del cargador desde cualquier punto de la calle. Es decir, si el equipo está libre, en proceso de recarga o fuera de servicio.
  • Comunicación OCPP con un software de gestión de puntos de recarga para poder realizar la gestión y el mantenimiento.
  • Permite la recarga simultánea de dos vehículos en el modo 3 cumpliendo estrictamente las directrices de la normativa internacional IEC 61851.
  • Funcionamiento muy sencillo: se realiza el proceso de recarga a través de un smartphone, una tarjeta RFID o un código QR.
  • En función del modelo elegido la alimentación puede ser monofásica de 230V a 50Hz (1P+N+T) o trifásica de 400V a 50Hz (3P+N+T).
  • Versión columna y pared.

Así mismo, cabe señalar que es común que los puntos de recarga públicos ofrezcan un equipamiento que suma un sistema de acceso RFID y la conexión por GPRS/3G y Ethernet. Estas prestaciones permiten a los usuarios activar su recarga y a los operadores gestionar el proceso.

Finalmente, los ayuntamientos y las empresas públicas adheridas tienen la oportunidad de adquirir el equipo SL 1014, su gestión y mantenimiento a través de la compra agregada de la Associació Catalana de Municipis (ACM).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.